6 señales de advertencia que diagnostican que su hígado está lleno de toxinas.

El hígado es el órgano que se encarga de eliminar las toxinas del cuerpo para que no se desarrollen enfermedades graves, por eso es importante que este funcione correctamente. Conozca aquí los síntomas que indican que su hígado está lleno de toxinas.

Aumento de peso inexplicable

Cuando el hígado está dañado, prioriza sus funciones. Es decir, se centra en luchar contra los millones de toxinas que entran en nuestro cuerpo todos los días y relega su función de filtrar las células grasas. Ahora las células de grasa deben luchar por su propia cuenta, lo que significa que los resultados son menores y la eliminación de la grasa disminuye, por lo que se acumula más grasa en el cuerpo.

Aparición de alergias

Una de las funciones del hígado es crear anticuerpos cada vez que algo no está bien, estos anticuerpos atacan a los alérgenos para que desaparezcan. Pero cuando el hígado no está trabajando bien, no produce suficientes anticuerpos para combatir las alergias y se da una acumulación de histamina permitiendo que aparezcan los síntomas de alergia como la neblina, los mareos y la picazón.

Fatiga crónica

Este es el síntoma más común de un hígado que está lleno de toxinas. En la interrupción del metabolismo de los músculos que causan dolores y fatiga, las toxinas juegan un papel importante. Es por ello que cuando existe una acumulación de toxinas, el sistema inmunológico se debilita y se presenta la fatiga.

Sudoración excesiva y olor corporal

El hígado es como un aparato electrónico, se calienta cuando tiene exceso de trabajo. Al calentarse el hígado, todo el cuerpo se calienta. Un mecanismo de enfriamiento natural es la sudoración, y es por esto que se presenta exceso de sudor. La sudoración excesiva genera olor corporal.

Acné

Las toxinas en el cuerpo provocan desequilibrios hormonales que pueden ser expresados a través del acné.

Mal aliento

De acuerdo con el Doctor Frank Lipman, cuando el mal aliento siempre regresa en una persona, es un síntoma de mal funcionamiento del hígado. Manténgase atento a este síntoma y descarte si el mal aliento es provocado por un alimento en particular o es un síntoma constante.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close